Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Juan Chamizo Lucas

Ayuntamiento de Valle de Abdalajis
  • Trámites
  • Servicios a la Ciudadanía
  • Turismo

Ayuntamiento de Valle de Abdalajis

Juan Chamizo Lucas

Su verdadero nombre era Juan María de los Dolores Chamizo García. Era conocido en el pueblo, según sostiene la tradición popular, como el «bizco Chamizo» a causa de un defecto que tenía en uno de sus ojos.

Juan nació en el Valle el día 4 de abril del año 1876. Soltero y trabajador del campo, en el momento de su alistamiento no sabía firmar, señal evidente de su analfabetismo.

Su alistamiento en 1897 se debió, probablemente, a la precaria situación económica en que se encontraba, y probablemente se alistó en la campaña de Filipinas al tomar esta un giro favorable para las armas españolas.

Últimos de Filipinas. Héroes de BalerSu llegada a Manila tuvo lugar a mediados de junio de 1897. Hasta su destino en Baler estuvo en la guarnición de Manila, donde tuvo un percance: el atropello con un caballo de la india Julia Pasco, causa por la que se le abrió en enero de 1898 un expediente que no llegó a finalizarse a causa del aislamiento al que fue sometido Baler una vez iniciado el sitio por parte de los tagalos, hecho que no aparece reflejado en su expediente militar.

Iniciado el sitio de Baler el 28 de junio, de los 55 soldados españoles solamente 33 de ellos, junto a dos clérigos franciscanos, lograron sobrevivir tras resistir durante 337 días una fuerza enemiga cuyo número exacto varía según las fuentes, pero que oscila entre los 800 y 1.500 hombres, y de los que 700 resultaron muertos o, sobre todo heridos. Allí fueron atacados durante los primeros meses por la disentería y el beriberi, enfermedades que acabaron con la vida de catorce de los defensores y que también hubo de padecer Juan. Chamizo fue herido leve por una bala el día 13 de septiembre de 1898 y en noviembre del mismo año participó en una audaz salida contra las tropas que asediaban la iglesia en la que se habían refugiado y en la que se quemaron varias casas que amenazaban con atenazarlos.

A pesar de que España había firmado ya la paz establecida en el Tratado de Versalles con Estados Unidos desde el 10 de diciembre de 1898, el sitio de Baler no finalizó hasta el 2 de junio del siguiente año, ya que los sitiados se negaban a aceptar la veracidad de las noticias que les informaban del fin de la soberanía española en Filipinas, siendo así que, tras su rendición, y en virtud de un acuerdo, no quedaban prisioneros y fueron tratados por los propios tagalos, encabezados por su presidente Emilio Aguinaldo, con todos los honores y miramientos.

Repatriado, pues, con 23 años, junto con el resto del destacamento llega a Barcelona el viernes 1 de septiembre de 1899, donde fueron recibidos sin excesivo interés. Al igual que sucedió con la inmensa mayoría de los soldados que lucharon en Cuba, Puerto Rico y Filipinas, los héroes de Baler se encontraron, tras un primer momento de relativo y más bien tibio reconocimiento, con un futuro bastante incierto y recibiendo el mayor de los olvidos.

En un primer momento regresó al Valle y, aunque se ha planteado que se le dio su nombre a una calle, en realidad esto no sucedió hasta el año 1956 cuando él ya había fallecido. Debido a la pobreza y a la escasa relación con sus vecinos, Juan se fue a vivir a Málaga. Más tarde, contrajo matrimonio con Ana Muñoz Martín, con quien habría de tener cinco hijos, dos hombres llamados Francisco y Cristóbal, quienes, alistados en la Legión, fallecieron en el transcurso de la Guerra Civil, y tres mujeres a las que pusieron de nombre María, Ana y Victoria.

Juan Chamizo falleció en su casa malagueña de la calle del Viso nº3 el día 11 de enero de 1928 a causa de un cáncer de píloro. Se ha de indicar que aunque en su acta de defunción se señala que murió con 53 años, el examen de su partida de nacimiento indica que lo hizo cuando le faltaban unos pocos meses para cumplir 52 años. Sus restos fueron depositados en el Cementerio de San Rafael de la capital malagueña, donde fue enterrado por la beneficencia municipal ya que carecía de recursos suficientes para pagar el entierro.